Translate

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Teoría del deporte según el boxeo 1. J.R. Moehringer..

“Todo el mundo nos exhorta a luchar, a pelear, a pelear. Pero sólo los boxeadores nos enseñan a hacerlo” J.R. Moehringer. El campeón ha vuelto. Duomo 2016 
  
A mí el boxeo me emociona  y me espanta. No sé si sabría explicar por qué. Puede que a mí, que tanto me gusta el deporte, el boxeo me traiga la sensación primaria del deporte no ritualizado. Pero tengo mala conciencia por esta atracción. Tal vez por eso he buscado complicidades en la literatura. En esta tarea me he encontrado con Joyce Carol Oates, Norman Mailer, Eduardo Arroyo, Ernest Hemingway, Pasolini, Jack London. Los que no sé y muchos implicados en mayor o menor grado. Y J.R.Moehringer, que es periodista. 
El campeón ha vuelto es una historia sobre la escritura. Y del boxeo como metáfora. A partir de estas reflexiones Moehringer (al escribir) y Saterfield (un boxeador en cualquier caso) enhebran un tejido laberíntico con los motivos para escribir y las razones para luchar.
Literatura y deporte establecen relaciones que trascienden al hecho de escribir y a la naturaleza visual de la historia que se cuenta. La implicación, el medio, la motivación, la reflexión, las vivencias, la ideología y la empatia son condiciones que a veces  encierran una narración inesperada o estrechan el reportaje entre márgenes que lo hacen fluir por caminos que ni sabías.
Este relato parece un acto de investigación narrativa en el que, al tiempo que el escritor nos descubre la vida del boxeador, desnuda la propia. Según Moheringer, Saterfield se enfrenta en el cuadrilátero a lo mismo que él en su empeño por escribir su historia, no las que otros quieren que escriba.

El relato es extraordinario y sorprendente. Un thriller sin muertos pero con víctimas.