Translate

martes, 25 de julio de 2017

Corrupción en el deporte. La transición y Rafael Cortés Elvira

Poder admirar a los deportistas sin sentir vergüenza

Un ejercicio de cinismo
Últimamente no es raro ver aireadas noticias de conductas deportivas positivas: juego limpio, solidaridad, inclusión o simplemente de sentido común, difundidas con alcance nacional. Imagínense cuál debe ser el tamaño de podredumbre en el deporte para tener que convertir lo razonable en noticia. La honradez en la práctica deportiva se ha convertido en “el hombre que muerde al perro” que, por ser lo contrario de lo frecuente, “que el perro muerda al hombre”, es noticia.

Para quienes amamos el deporte (otro diferente al más comercial) nos encontramos ante la esquizofrenia de alegrarnos por la conducta plausible y la tristeza por la excepcionalidad. Y. sobre todo, por la certeza de que la difusión de estas noticias suponen una cortina de humo sobre “la corrupción masiva e impune de las estructuras deportivas y la sociedad narcotizada” que lava la cara con el recordatorio puntual de los valores sociales del deporte.

La frase anterior la he construido parafraseando un artículo de Ignacio Varela. Esta es la buena noticia, que algunas personas (no precisamente implicadas en el deporte o sus estudios universitarios), comienzan a denunciar la decrépita democracia del deporte.

Como siempre, recomiendo que se lean los artículos, aunque a mí me gustaría añadir algo a lo que dicen. No estoy totalmente de acuerdo en todo. Por ejemplo, en que el cáncer del deporte español tiene su origen en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. En ese momento España se puso al nivel de otros países occidentales en cuanto a comercialización del deporte; pero en otros sitios, las olimpiadas, no habían causado esa conmoción. Simplemente, los juegos en 1992 llegaron a una población sin educación deportiva ni física y el éxito deportivo y comercial obnubilo a una “sociedad narcotizada” que confundió la gimnasia con la magnesia, el ejercicio, al que constitucionalmente tenemos derecho, con el espectáculo y el dinero. Y así sigue sin que nadie haga nada por cambiarlo.
Porque en lo que si estoy de acuerdo es que al deporte no ha llegado la transición democrática.

Malabares con la pelota
Aunque yo no estoy pensando en la transición de la que se habla cuando hablamos de política, que resultó tan tramposa como los cambios habidos en el deporte a partir de 1992. Lo que pienso es más básico. El deporte no se ajusta al sistema democrático y mucho menos a los valores humanistas (valor del esfuerzo, trabajo en equipo, juego limpio, ecología), que es la única razón por la que un Estado puede defender su práctica.

Hablando de la transición. Rafael Cortés Elvira, que está en candelero y esperemos que, si se lo merece, pronto esté en la picota (en sentido figurado), fue un puntal en la transición de la dictadura a la democracia en España. Quienes entonces éramos estudiantes en el INEF, recurrimos a él para ver si desde el PSOE se impulsaba la normalización de los estudios de Educación Física y Deporte. El resultado es el que ahora, que se denuncia la corrupción en el deporte, sabemos por artículos como el de RobertoB. Ballesteros. Debió aprender pronto la doctrina Felipe González del “que más da que el gato sea blanco o negro" y se puso a cazar ratones”.

Comentaba, hablando de la socialización de las masas, el proceso que siguió la gimnasia y el deporte para convertirse en una herramienta del fascismo y alertaba sobre la lectura que podía hacerse de lo escrito aplicándolo al deporte actual.

El deporte necesita una terapia de choque, desactivar el tinglado económico, al menos en lo que depende del Estado, para que quienes admiramos a deportistas como Nadal, Gasol, Beitia (y muchos más) podamos valorar su esfuerzo sin tener que obviar la inmundicia que los rodea.