Translate

Vuelve Ratolín Gotelé

Cuando aún me llegan correos que me recuerdan mis obligaciones laborales y guardo algunos documentos docentes, me luce el pelo porque soy electricista.
A nadie de quienes ahora me rodean le dice nada mi habilidad para organizar un aprendizaje motriz o una coreografía para principiantes, con principios básicos de expresión corporal. Pero hacer que funcione una lámpara o reparar el mecanismo que hace tiempo dejo de funcionar es un conocimiento que despierta admiración.
Soy electricista desde los veinte años, aunque casi nadie lo sabía. Luego hice tesis doctorales y gané plazas de profesor; todo alrededor del deporte. Pero ahora a nadie le importa: otra vez soy electricista. Más bien “Ratolín Gotelé” que es el nombre que me pusieron lúcidos poetas cuando jugando a ser actor mostraba más habilidad conectando candilejas que actuando.
El otro día estaba arreglando la conmutación de una bombilla y un par de lámparas y me dieron un beso y me invitaron a un gin-tónic. Nunca obtuve tanto por saltar siete o quince metros en uno o tres saltos.