Translate

Faura conection

24 de abril de 2013 Olímpicas piruetas. 
Ahora entonaremos un canto dedicado al trueno y a la flecha de ígnea mano que lanza Zeus tonante, rayo ardiente en armonía como toda victoria. Y la muelle melodía de la caña irá al encuentro de los cantos que de la ilustre Dirce ¡tiempo era ya! han surgido”.
El gat negre amodorrado en Faura me recuerda al Trocadero, donde el chat noir eriza el lomo. Recuerdos de Francia porque hace años recorrí este camino, despistado y en 2 caballos, pour visiter le font. Pero el Trocadero que ahora recuerdo no es el de París sino el de Toledo, donde sonríe Berta, el ama, que es alemana, que si fuera de Salas sería otra y los recuerdos no serían de mantel rojo y blanco de cuadros sino de ferrocarril de vía estrecha. ¿Cómo voy a explicarme bien si el recuerdo es tan confuso?
Tamizado el sol, que tengo a la espalda, filtrado por los toldos blancos del patio profundo; esponjado por la sonrisa que expresa el rostro que mira dentro de mí. Con mis amigos, de frente, procedemos al juego de lanzar sobre la mesa, impulsadas por el cuento, birles en versión francesa, volar catxirulos que enlaira el aliento, recorrer Irlanda en bicicleta y beber el vino que vino de la Font de la Figuera.
Y adelante la tarde “vespertina brilló la amable luz de la luna, la de hermosa faz. Y todo el recinto canta en gratos banquetes” (Olímpicas, X, vss. 65-85 versión libre).