Translate

viernes, 16 de febrero de 2018

València-Toledo paso a paso

 El camino como juego y como deporte


Ahora que estoy a punto de cerrar este blog dedicado al deporte y a la literatura, voy y escribo un libro de viajes. Tiene algo de literatura pero más de observación y reflexión.

Es el camino de alguien que ha impregnado su vida de deporte y de educación física, y el viaje tiene algo de deporte pero nada de competición. Compartí el viaje con numerosos deportistas, viajeros que cuentan el tiempo que tardan en llegar a alguna parte, los quilómetros que hacen cada día y que cuentan los pasos por minuto. Otros que baten récords de cuantos caminos han hecho. dicen ufanos: este es mi sexto camino o me faltan dos para haberlos hecho todos. Aunque alguno no sepa por donde ha pasado.

Si no quieres un resultado que se resuma en un número hay que buscar otras razones para caminar y eso es más confuso. ¿Por qué estoy haciendo esto? Es una pregunta recurrente que te puede obsesionar. Cuando llevaba diez jornadas aproximadamente, un caminante italiano, un caminante lento, me preguntó: ¿Todavía te preguntas por qué? Y como le dije que no, sentenció que entonces todo estaba bien. Más allá de porque me da la gana no hay respuesta razonable.

Seguramente en la lectura del libro se adivine que quien escribe es un deportista. Me gustaría que fuera así. Los resultados de esta práctica, mi peculiar práctica deportiva, son la superación, la emoción, los dibujos, los poemas y las canciones.

València-Toledo paso a paso. Luis Antolín Jimeno