Translate

miércoles, 3 de enero de 2018

Escenas de baño en un escritorio del siglo XVII


Museo de Santa Cruz en Toledo

El juego, el deporte y la educación física dejan rastros, que no me esperaba, en los caminos que recorro. A veces son tan leves como el que hoy he encontrado.

Estaba visitando, por segunda vez en poco tiempo, el museo de Santa Cruz en Toledo y me detuve frente a un  escritorio en el no me había fijado otras veces. Como si solo fuera una pieza del mobiliario del museo.

El escritorio es del siglo XVII y, en contra de lo que es habitual, los dibujos que tiene no son de temas bíblicos o de la historia sagrada. Son temas de caza, pesca, labores agrícolas y una impagable escena lúdica de baño.

En el siglo XVII hay pocos rastros del juego y el deporte en el arte en España. En la literatura, en el siglo XVI, como secuelas del renacimiento, se publicaron las obras de Cristóbal Méndez; Libro del ejercicio y su provecho (1553); Arts Gimnastica, Mercurialis (1569). Ya en el diecisiete Rodrigo Caro (1573-1647), Miguel de Cervantes (1547-1616) y algunos más hacen referencia a los juegos olímpicos antiguos y algunos juegos caballerescos. Fuera de España Pieter Bruegel el Viejo representa 83 juegos diferentes jugados por 230 niños en su tabla Juego de niños (1560). Y antes, François Rabelais (1494-1553), había dado buena cuenta de la importancia del juego y de los juegos a los que se jugaba.

De esto otros saben más que yo.

A mí me ha gustado ver esos personajes desnudos, jugando y divirtiéndose en un arroyo, ocupando el lugar en el que habitualmente hay una coronación de espinas o una flagelación. Siempre hay alguien que escapa al pensamiento general y hace más llevadera la vida.

La fotografía no es muy buena pero no da más de sí mi teléfono sin flash.