sábado, 25 de junio de 2016

José Luis Salvador Alonso, las Conversas y el grupo Paradoja

20090713 José Luis Salvador y Paradoja
José Luis Salvador
Hace un rato, cuando le he llamado para hablar un rato y también para vernos  este fin de semana, su teléfono lo ha cogido Eduardo Blanco y me ha dicho que José Luis se está muriendo. Mientras ponía unas camisetas en mi maleta para ir a su lado, he llorado y he sentido su voz cuando, al presentir su muerte, me dijo que lo que sienta por él lo ahogue en vino y risas y que haga el amor todo lo que pueda.
José Luis es un profesor de educación física comunista, enamorado de la profesión y comprometido con ella. Salva es nuestra coartada, la de los templados, para sentir que estamos comprometidos con un modelo de educación física en la que el centro es el ser humano. En fin, un descastado, un expulsado de esta educación física, que en su vertiente universitaria, ha resultado ser ajena a la ilusión que hace años nos reunió en torno a la idea del valor intrínseco del juego y el deporte. Juntos construimos el grupo de discusión Paradoja.

20090716 Paradoja. Punto y seguido
Ya hace dos días que murió Salva. El grupo Paradoja, del que él era el alma, nos proponemos continuar. Ahora todavía estamos noqueados y de eso es de lo que hay que hablar. Salva hacía lo que todos creemos que se debe hacer en la vida: luchar por los demás y por la libertad. Ahora estamos inquietos, porque sabemos que con estar a su lado ya cubríamos la apariencia del compromiso y ahora tendremos que dar la cara.

El amor, la libertad y la amistad es lo que estábamos aprendiendo juntos mientras hablábamos de deportes, juegos, niños y campeonatos. Todos los que nos hemos encontrado estos días, alrededor de su presencia quieta, estábamos un poco mosqueados porque parecía que se reía un poco de nuestra preocupación, ufanos porque su impulso no se pierda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario